20
Ene
Off

¿Por qué se producen las lesiones?

La práctica del running va sumando adeptos vertiginosamente, siendo un deporte exigente pero cada vez más popular, que suma año tras año más participantes en pruebas como un Maratón. Las razones de su éxito es que, además de ayudar a ponernos en forma y controlar nuestro peso, es un deporte que fortalece los huesos, mejora el sistema cardiorespiratorio y mejora nuestro estado de ánimo. Y por si fuera poco, es fácil, accesible y ayuda a la socialización, ya que permite a los que lo practican compartir sus entrenamientos y sus experiencias.

En resumen, correr es una práctica muy gratificante pero, por contraposición, cuenta con algunas desventajas.  Al ser un deporte de alto impacto, el riesgo de sufrir algún tipo de lesión muchas veces es inevitable.

El desconocimiento, especialmente en corredores novatos, hace que muchas veces no planifiquemos ni cuidemos adecuadamente nuestros entrenamientos. Y  a pesar de que nadie es inmune a esto, sí que se pueden adoptar medidas para asegurarnos de estar en la mejor forma posible  y que nuestros músculos y articulaciones estén preparados para enfrentarse a los kilómetros que nos marquemos.

Como explica Mario Fraioli, entrenador de atletismo especializado en carreras de fondo, en la Guía oficial Rock ‘n’ Roll de Entrenamiento para Maratón y medio Maratón, la mayoría de lesiones de carrera atlética se producen por debilidad o desequilibrio estructural/muscular, por errores a la hora de entrenar o por correr todos los días sobre el mismo tipo de superficie o una superficie dificultosa.

La lesión es el principal enemigo del corredor, pero tomando precauciones podemos tratar de evitarlas. Las lesiones provocadas por debilidades o desequilibrios pueden esquivarse fortaleciendo los músculos específicos de la carrera atlética y desarrollando el equilibrio general del cuerpo mediante el entrenamiento de la fuerza, como por ejemplo dominadas, ejercicios con mancuernas o sentadillas. Esta práctica 2 o 3 veces a la semana durante unos 30-40 minutos mejorará el equilibrio global del cuerpo y reducirá la posibilidad de lesiones causadas por debilidad  o infrautilización de los músculos.

En cuanto a las lesiones que se producen por errores a la hora de entrenar, incrementar excesivamente la intensidad o acumular esfuerzos también puede provocar una lesión repentina. Es importante ir aumentando las cargas al cuerpo de manera gradual. En este punto, Mario Fraioli recomienda no tratar de aumentar la carrera larga semanal en más de 3km de una semana a la siguiente y no aumentar radicalmente los entrenamientos de velocidad, es decir, que no supongan más de un 20 por ciento del volumen global semanal.

Por último, correr sobre las mismas superficies cada día tampoco es aconsejable, ya que se sobrecargan las mismas zonas de los pies y del cuerpo. Esto hace al mismo tiempo que, mientras unos músculos evidentemente ganarán fuerza, otros se harán más débiles por falta de uso. La solución es sencilla. Simplemente tienes que ir variando las superficies en las que entrenas. Esto, combinado con un descanso regular de la rutina regular, reducirá las lesiones provocadas por este motivo.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone

Etiquetas: , , , ,