30
Nov
Off

¡Gracias Madrid!

Esta carrera tiene algo especial que hace que desde que empecé a correr a finales de 2011 siempre acuda a ella. En 2012 y 2013 corrí los 10k en 2014 pasé a correr el  maratón, en 2015 y 2016 no pude correr, pero baje a la calle a animar y sacar unas cuantas fotos para que luego los corredores o “runners” como se llaman ahora, se llevaran un recuerdo y este 2017 tocaba volver a ponerse las zapatillas y disfrutar corriendo por las calles de mi ciudad.

El 1 de junio del 2016 salían a la venta los dorsales para el Maratón y tenía claro que quería estar en el 40 aniversario del Maratón de mi ciudad. Así que cuando abrieron la página para inscribirse me apunté y así de paso me ahorraba unos euros, ya que esta carrera va aumentando el precio de la inscripción según pasa el tiempo.

Fueron pasando los meses y llegó el 3 de enero, día en el que empecé a preparar  en serio el maratón. Entrenamientos con frío, lluvia, calor, algunos acompañado, la gran mayoría en solitario… 16 semanas de preparación en las que disfruté mucho, aunque algún entreno que otro me hizo sufrir.

Fueron pasando las semanas y por fin llegó la semana del maratón. Esta semana que normalmente suelo estar ya de los nervios, estuve muy tranquilo hasta el viernes, día que abrieron la feria del corredor, EXPODEPOR.

Por la tarde me acerqué con Guille, que me ayudaría el domingo en los últimos 13 kilómetros, al EXPODEPOR a recoger el dorsal y la bolsa del corredor, y ya que estábamos a ver la feria.

Aparcamos el coche fuera del parking del recinto y fuimos caminando hacia el pabellón 12 donde se situaba EXPODEPOR. La entrada fue bastante rápida, sin colas ni nada, y la recogida del dorsal, bolsa y camiseta también fue muy rápido para toda la gente que estábamos allí, buena organización.

En la feria tuve la suerte de encontrarme a muchos conocidos que hacia tiempo que no veía y eso siempre te alegra un poco la tarde y te hace dejar de pensar en los 42 kilómetros y 195 metros que te quedan por correr el domingo.

El viernes noche me costó un poco dormirme, pensando ya en el domingo, así que me daba que pensar que el sábado dormiría bien poco, pero bueno, estas cosas en mi caso siempre son así.

El sábado me fui a la cama pronto para intentar dormir lo máximo posible, pero como me pasa siempre no podía dormir. Todo el rato dándole vueltas a la cabeza, recordando el recorrido del maratón, pensando en lo que sufrí en 2014, si las rodillas me aguantarían, y según pasaba el tiempo ya empezaba a pensar si sería capaz de rendir durmiendo tan poco. La última vez que miré el reloj eran las 2:00 de la mañana.

El despertador sonó a las 5:00 y me desperté algo cansado, sólo dormí 3 horas, pero muy motivado y con la sensación de que hoy iba a ser un gran día. Mientras estaba desayunando vi que el reloj no estaba cargado al 100%, se suponía que aguantaría toda la carrera, pero por si acaso, lo puse a cargar para que no fallase nada, hoy tiene que salir todo bien.

A las 6:40 salí de casa camino al metro dirección Goya y desde allí andando hasta el Parque del Retiro.

Ya en la acera de enfrente del parque vi por primera vez la línea verde que tendríamos que seguir durante todo el recorrido y volvieron un poco los nervios. Yo creo que esta vez al entrenar tan bien durante toda la preparación estaba más nervioso que en las otras 4 ocasiones, ya que no creo que para los próximos maratones tenga tanto tiempo para prepararlo tan bien como este.

Una vez dentro nos juntamos los compañeros que corremos el maratón (Luisfer, Javi, Ivan y yo) y faltaría Luismi que no llegó a tiempo al punto de encuentro. Para algunos es su primer maratón, para otros ya llevamos unos cuantos en las piernas, pero todos igual de motivados para disfrutar de las calles de Madrid. Una vez hecha la foto corriendo al ropero para dejar la bolsa y bajar a Cibeles que es donde se da la salida.

Cuando llegamos abajo nos separamos. Luisfer e Ivan se meten en el cajón 6 y Javi y yo subimos un poco más para meternos en el cajón 4. Ya dentro del cajón me entran ganas de mear, pero pienso que es cosa de nervios e intento olvidarme. Allí entre tantísima gente me encuentro con Cristina y Juan, que alegría veros después de tanto tiempo.

Se da la salida de los élite y 5 minutos después se da la salida a los populares. 7 minutos después pasamos por el arco de salida. Sólo faltan 42 kilómetros y 195 metros para completar mi 5º maratón.

La idea original en este maratón es intentar ir a ritmo de 4:50 y llegar lo más entero posible al kilómetro 29 que es donde me estará esperando Guille para acompañarme hasta la entrada del retiro. Pero como llegamos muy justo al cajón no pudimos colocarnos muy delante y la salida es un poco más lenta, haciendo el primer kilómetro en 5:12.

Me gusta dividir el maratón en 8 partes de 5 kilómetros + 2 kilómetros “de regalo”. Así que seguimos subiendo el Paseo de la Castellana para llegar al kilómetro 5 que está situado poco antes de llegar a la Plaza de Castilla.

Cerca del Santiago Bernabéu me encuentro con Miguel. Un saludo rápido y seguimos subiendo. El ritmo es más lento del que me hubiera gustado, pero como ya conozco algo la distancia y este recorrido, se que es muy largo y tendré tiempo de recuperar en la zona favorable del recorrido.

Llegamos ya al primer tramo de los 8, el km 5 con un tiempo de 0:26:30 a un ritmo de 5:18. Es un ritmo “bastante lento” para lo que me hubiera gustado, pero bueno.

Llegando a Plaza de Castilla nos encontramos con el primer avituallamiento, y como siempre pasa en todas las pruebas es una locura, todo el mundo a por la primera mesa, yo dejo pasar unas cuantas y cojo una botella. No tengo nada de sed ya que a esta hora no hace mucho calor y sólo llevamos 5 kilómetros, aún así, un trago pequeño y seguimos a por el segundo tramos, el kilómetro 10.

Girando por las Cuatro Torres me encuentro animando a Nacho. Un saludo, un grito de ánimo y a seguir dando pasos para completar el tramo 2. Ya de nuevo en el Paseo de la Castellana y un poco antes de empezar el descenso de Bravo Murillo me encuentro con Raimundo, últimamente nos estamos encontrando en todas  . Me estoy encontrando con mucha gente conocida en los primeros 6 kilómetros de carrera y eso me anima.

Llegamos de nuevo a Plaza de Castilla y comenzamos la bajada por Bravo Murillo, es ahora cuando Javi y yo tenemos que intentar recuperar sin gastar demasiadas fuerzas el tiempo “perdido” en la subida de castellana. Ahora los kilómetros los hacemos todos por debajo de 5′ con relativa facilidad.

Casi al final de la bajada pasamos por el kilómetro 10, 2º tramo, y lo hacemos en un tiempo de 0:50:53. Ya recuperamos un poco el tiempo que perdimos en la subida pero todavía tenemos que seguir ganando algún segundo  si queremos intentar conseguir entrar en meta en 3:30:00 ya que vamos a una media de 5:05 minutos por kilómetro.

Ya tenemos 2 tramos completados, camino del tercero (km 15) llegamos a Serrano, momento en el que nos separamos de los compañeros del medio maratón. Este es uno punto muy emotivo ya que todos los participantes del medio te gritan y aplauden para darte ánimos y conseguir acabar la prueba.

Completamos el tramo 3, ya llevamos 15 kilómetros y un tiempo de 01:15:46, una media de 05:03. Tenemos que seguir recuperando tiempo, pero no será en el siguiente kilómetro ya que es la subida de Santa Engracia y lo hacemos a 5:05.

Bajamos rápido por Bravo Murillo y San Bernardo y nos vamos acercamos a la parte, para mi gusto, más bonita de todo el recorrido, la comprendida entre Gran Via y el Palacio Real.

Al acabar la calle San Bernardo llegamos a Gran Vía, menos mal que se sube sólo un tramo y al llegar a la Plaza de Callao empezamos otra vez a bajar.

La bajada por la calle Preciados no está muy llena de gente, pero en cuanto llegamos a la Puerta del Sol el ambiente es espectacular, como recordaba de hace 3 años, mucha gente animando, una banda tocando en directo. Para mi, de lo mejor del recorrido.

Continuamos por la Calle Mayor ya con algo menos de público que en la Puerta del Sol pero también una zona bonita y acabamos girando a la derecha en la calle Bailen para pasar por delante de la Catedral de la Almudena y del Palacio Real.

Esta zona también esta muy llena de gente animando y el Palacio a nuestra izquierda ¿que más se puede pedir?

Pasamos por el kilómetro 20 con un tiempo de 01:40:17 a un ritmo de 05:01, ya estamos casi a ritmo de 3:30 y todavía tengo las piernas bastante bien como para aguantar otros 4 tramos.

Pasamos por delante de la Plaza de España y nos metemos en la calle Ferraz, donde está situada la Media Maratón. En este avituallamiento también a parte de agua y Powerade también dan plátanos que aprovecho y me como un trozo.

La calle Ferraz es un poco en subida y se nos va algo el tiempo, pero los siguientes kilómetros que son en bajada, sobre todo la zona del Parque del Oeste recuperamos un poco ese tiempo perdido.

Una vez acabada la bajada del Parque del Oeste nos metemos en una larguísima recta, la Avenida de Valladolid, de casi 2 kilómetros que acaba en Príncipe Pio. En la mitad de esta recta estará el paso del kilómetro 25 que pasamos con un tiempo de 02:05:03, ahora ya si que vamos a ritmo de 3:30. Solo falta aguantar este ritmo o incluso si podemos aumentar un poco.

Llegamos a Príncipe Pio y bajamos al Madrid Río para entrar a la Casa de Campo. Pasamos por otro avituallamiento, vuelvo a beber agua y Powerade. En todos los avituallamientos los voluntarios son de 10, pero no preguntéis por que, pero este para mi es especial.

Una vez dentro de la Casa de Campo me empiezo como a desinflar, la subida al lago me empiezan a pesar las piernas, mucho silencio, solo se escuchan las pisadas. No sé si fue por el calor, los kilómetros que llevaba, la zona de carrera en la que estábamos sin casi animación. En mi cabeza solo estaba aguantar 3 kilómetros más para encontrarme con Guille. Empiezo a pensar cuando corrí hace 3 años y este año aguanté un poco más, la otra vez me vine abajo en la avenida de Valladolid.

 

Terminamos la subida dura, por que sigue subiendo aunque algo más suave y vamos en busca del kilómetro 28, ya mi cabeza no piensa en tramos, sólo piensa en acabar. Mirando hoy los tiempo tampoco son tan malos, ritmos de 5:10 a 5:13, pero en aquel momento me costaba mucho mover las piernas.

Pasamos el kilómetro 28 y hacemos el giro para ir en busca del 29. Punto de encuentro con Guille. Llegamos al 29 y allí estaba esperando. Fue verle y me volvieron un poco las fuerzas a las piernas. Le presento a Javi que no se conocían y seguimos a lo nuestro. Pasamos por el avituallamiento que está situado un poco antes del 30 sigo bebiendo y comiendo. Llegamos al kilómetro 30 y aparece, para mi gusto, una de las 2 peores cuestas de todo el recorrido, la salida de la Casa de Campo. El paso por el kilómetro 30 es en 02:30:41 a ritmo de 5:01.

Pasos cortos, braceando mucho y los gritos de nuestra liebre de lujo subimos la cuesta y empezamos a bajar, salimos de la casa de campo y bajamos por la Avenida de Portugal recuperando un poco el ritmo aprovechando la bajada.

Vamos por el paseo de la Ermita del Santo y vamos adelantando gente. En esta zona que más o menos es llana los ritmos van sobre los 5 minutos el kilómetro y Guille nos está marcando el ritmo de maravilla, animando constantemente y apretando cuando se puede apretar.

Llegamos al Calderón y empezamos a cruzar el Puente de San Isidro. Al final del puente  otro avituallamiento con plátanos que aprovecho para comer medio plátano beber y refrescarme todo lo que puedo, que está haciendo mucho calor.

Salimos del puente y bajamos de nuevo al río a coger el Paseo de la Virgen del Puerto para ir a por la otra peor cuesta cuesta de todo el recorrido. La calle Segovia, pero al igual que la salida de la Casa de Campo con pasos cortos, movimientos de brazos y ánimos de Guille, Javi y yo subimos adelantando a gente.

Una vez vencida la cuesta, seguimos por Ronda de Segovia y el Paseo Imperial en busca del kilómetro 35. Los ritmos son algo más lentos de lo que me gustaría, pero esto es un maratón y los kilómetros finales se va como se puede. En nuestro caso “lentos” pero adelantando gente.

El paso por el kilómetro 35 lo hacemos en 02:56:06 a un ritmo de 5:02, parece que vamos a estar muy cerca de conseguir llegar a meta con un tiempo próximo a 3:30 y salvo desfallecimiento repentino conseguiré bajar bastante mi marca que tenía en este mismo recorrido en 3:50 en el año 2014.

Como dije antes mi cabeza ya no piensa en tramos, pero Guille nos va poniendo objetivos muchos más cercanos, (Ya tenemos a la vista Pirámides) (Vamos que Embajadores lo tenemos ya al lado) Y quieras que no eso nos ayuda muchísimo a Javi y a mi que seguimos adelantando posiciones.

A lo lejos ya se ve el Reina Sofía y Atocha, kilómetro 37 de carrera. Sólo 5 kilómetros para meta, pero los 3 primeros en subida.

Dejando Atocha atrás empezamos la subida por el Paseo del Prado, que parece un capítulo de la serie The Walking Dead, mucha gente andando, o intentando andar, muchos trotando muy despacito y Javi y yo bastante jodidos, pero adelantando mucha gente, y eso mentalmente hace mucho.

Llegamos a Colón donde me puse el año pasado a sacar fotos, ya entiendo las caras de la gente en ese punto, y empezamos a subir por Goya, esta cuesta es menos dura que la de la salida de la casa de campo y la de la calle Segovia, peor con 39 kilómetros en las piernas parece que es peor. Y después de Goya viene Velázquez, que también es cuesta arriba.  En mitad de Velázquez el último avituallamiento que viene genial refrescarse un poco, ya que sigue haciendo mucho calor.

Llegamos al kilómetro 41 y ya empieza a aparecer mucha gente animando, el retiro ya está muy cerca. El tramo final de Príncipe de Vergara es espectacular, lleno de gente, como mucho teníamos que correr de dos en dos de la cantidad de gente, lo que impide que siga remontando posiciones, pero  da igual, ahora es el momento de disfrutar. Se me escapa alguna lágrima, la carne de gallina. INCREÍBLE. ¡¡GRACIAS MADRID!!

Llegamos a la entrada del Parque del Retiro y me despido de Guille, ya vamos “solos” Javi y yo, pero esto ya esta hecho.

Ya sólo 195 metros, aflojo el ritmo, miro al cielo, se me vuelve a caer alguna lágrima.

Cruzo la meta en un tiempo de 03:35:17.

Me abrazo a Javi que acaba de terminar su primer maratón con un tiempazo y en un recorrido tan duro y bonito como es Madrid

Este es el primer maratón que acabo, sin contar el primero, sin que me de problemas la cintilla iliotibial y además consiguiendo bajar 15 minutos mi mejor tiempo que tenía también en este mismo circuito, esta claro que a mi me vienen mejor las cuestas que el llano.

Este es sin duda, a parte de por el tiempo, el mejor maratón que llevo en mis piernas, me encontré bastante bien durante gran parte del recorrido, disfrutando más que sufriendo y quedándome con ganas de más.

 

Edu Sáez

Twitter: @edutri3

Instagram: @edutri3

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrEmail this to someone